Posts Tagged 'autosuperación'

Como Lidiar Con La Ansiedad

Lidiar con la ansiedad al aproximarse a una mujer… La ansiedad es un mecanismo de defensa. Existe para protegerte de un comportamiento anormal. Imagina a un trabajador de la construcción, de esos que construyen las estructuras de los edificios. Estos chicos caminan sobre vigas de dos pies de ancho a grandes alturas.

Hace poco estuve con un amigo el cual sufre de una gran ansiedad cuando de acercarse a una mujer se trata. Supongo que el resto ya lo has oído, y para que conste, a todos nos da ansiedad el acercamiento, hasta los mas experimentados. No hay ninguna técnica que elimine esto. Pero cuanto más aprendes sobre la ansiedad, más fácil será. Pero todavía está allí.

He aquí algunas definiciones y situaciones que tratan la Ansiedad que nos produce acercarnos a una mujer.

Ansiedad

La ansiedad es un mecanismo de defensa. Existe para protegerte de un comportamiento anormal. Imagínate a un trabajador de la construcción, aquellos que construyen las estructuras de los edificios. Estos chicos están sobre vigas de acero de dos pies de ancho a cientos de metros del suelo. Aunque están asegurados con arneses, su cuerpo no entiende eso. Las primeras semanas son un infierno.

Después de esas semanas, ya no es gran cosa. Las alturas no les molestan. Su cuerpo ha aceptado la altura como una característica del medio ambiente. Es normal para esa persona. Yo tengo un amigo que trabajo en la construcción, y trabajaba en las estructuras de estos edificios a grandes alturas, para el no era un problema trabajar a estas alturas.

Pero ahora las alturas para el son un gran problema y siente mucha ansiedad sobre este tema. Porque su entorno ha cambiado. El ya no trabaja en construcción. Para el las alturas ahora no son su ambiente. Para él, las alturas son anormales ahora, cuando eran normales hace una década.

La ansiedad al acercamiento es una colección de ansiedades. El temor de hablar con extraños. El temor a interrumpir a la gente. El temor de quedarse sin cosas que decir. El miedo a parecer tonto (presión social). Y el miedo al éxito (uno de mis favoritos).

Hablar con extraños

Hablar con extraños es la más común. En nuestros días de caza y recolecta este tipo de comportamiento podían hacer que te mataran. Pero ya no vivimos en una sociedad tribal, pero nuestros cuerpos no entienden eso. Nuestra programación biológica sigue siendo la de viejas épocas.

Si no hablas con gente todos los días, ¿cómo espera ir y sargear en un bar? Tu cuerpo va a pelear contra ti. Se protegerá a si mismo. A menos que lo aprendas a aclimatar.

Para romper hábitos se necesitan como mínimo 21 días para modificar o romper un hábito. esto es cierto, se necesitan tres semanas para superar la ansiedad a la aproximación. Al hablar con extraños EN TODAS PARTES.

Eso significa en el autobús, en la estación de gas, en la fila del supermercado, en los aviones, en el trabajo, en restaurantes, etc habla con una nueva persona cada día. Para este tipo de situaciones intenta utilizar la Técnica sobre Aperturas.

Entiende que si dejas de ser un ser social por un largo periodo de tiempo, la Ansiedad a la aproximación volverá.

Si las aproximaciones a la hora del almuerzo en la calle son una opción, da un paseo en tu hora de almuerzo. Esto hará que los sargeos en el bar sean más fáciles. Poco a poco se va a eliminar la ansiedad de hablar con extraños.

El temor a interrumpir a la gente

Esto es una característica de las personas, estamos criados desde el nacimiento para ser corteses. Para ser considerados con los sentimientos del otro. Somos una sociedad sensible. También somos una sociedad débil. El hombre alfa tiende a tomar en consideración a los demás. Pero él no duda en dar a la gente el don de su realidad.

¿Por qué te preocupas por interrumpir a la gente? Cambie de sitio con tu objetivo. Si estuvieras hablando con amigos y llegara una supermodelo en ligueros y ropa interior interrumpido, ¿te enfadarías? Joder, no. No me importaría así estuviera a punto de resolver los problemas del mundo.

Las mujeres son siempre receptivas a su príncipe azul. Acércate, actúa relajado, y no te preocupes por la conversación, bromea con ellas. Después de llegar a donde querías pide disculpas por interrumpir y  aléjate. Ellas te arrastran de nuevo hacia ellas.

Esas personas llevan una vida aburrida. Se despiertan en su cama aburrida, conducen un aburrido coche a su aburrido trabajo, se encuentran con sus aburridos amigos y hablan de cómo se aburren.

No estás interrumpiendo algo importante. No en un bar, no en un autobús y no en un casino. Es tu realidad. Los demás andan solos en la vida, no tu.

Autor: Camilo Rodriguez

Fuente: Artículoz

Fórmula de exito para una venta

He recibido muchas consultas relacionadas a por qué no se producen las ventas.

Cuáles son los motivos por los que un sitio no vende?

Como regla general una venta se logra ofreciendo el Producto Adecuado al público adecuado en el momento oportuno.

Para determinar que producto es adecuado para un determinado público target tenemos una serie de herramientas a utilizar que nos van a indicar que es lo que la gente busca, región geográfica, etc. Y de allí generar el producto para satisfacer la necesidad de nuestro mercado.

Ahora si ya hemos encontrado nuestro nicho de mercado y el producto para ese nicho y las ventas siguen sin aparecer ¿a qué se debe?

Los motivos por lo que esto puede suceder son varios, trataremos de enumerarlos:

Carta de Ventas? Es atractiva tu carta de ventas. Le has puesto un titular que llame poderosamente la atención.

Explicas todas las bondades de tu producto.

Explicas como solucionaría el problema tu producto.

Llamas a la Acción en más de una oportunidad en tu carta de ventas

Ofreces bonos por la compra de tu producto.

Tenes distintos medios de pago para la adquisición de tu producto.

Hasta aquí, puliendo todos estos detalles tendrás –si lo pasamos a un negocio físico- una muy buena vidriera donde expones tu producto.

La pregunta del millón es: te conoce tu público objetivo, conocen tu producto.

A que voy: podemos tener el mejor producto, la mejor carta de ventas, organizado el sitio estratégicamente para tener la menor cantidad de deserciones posibles pero, si no nos conocen todo lo anterior no sirve de nada.

La venta se va a realizar en el Momento Oportuno, cuándo es ese momento oportuno cuando el “cliente necesita nuestro producto” y debemos estar ahí, en ese momento, para decirle “acá esta lo que va a solucionar tu problema”.

Tenemos que estar constantemente en la pantalla de nuestro potencial cliente haciéndole saber que es lo que tenemos y que cuando lo necesite no tiene más que solicitarlo.

Posicionarnos como conocedores del tema, como expertos en la materia.

En definitiva, promocionarnos, publicitarnos a través de posicionamiento orgánico en los buscadores, enlaces con otros sitios web, publicidad pagada, boletines donde dar una serie de recursos en forma gratuita, comentar en blog’s dejando el enlace a nuestro sitio, publicar notas en Directorios, autorizar a que se publiquen nuestras notas a condición que se respete el autor y se ponga un enlace activo a nuestro sitio, enviando E-Mails de ofertas a nuestra lista de Suscriptores VOLUNTARIOS publicar en revistas temáticas, radio, etc. La publicidad depende del presupuesto que tengas asignado, ES LA FORMA DE DARTE A CONOCER y …”A más visitantes más ventas”, no deja de ser una fórmula matemática.

De este modo vamos a estar constantemente en la pantalla de nuestros potenciales clientes y éste –llegado el momento- nos va a tener en cuenta. Y debemos tener esta presencia la mayor cantidad de tiempo posible pero que no resulte molesta.

Si bombardeamos con correos a nuestros prospectos le puede resultar molesto y nos eliminará de nuestra lista de suscripción voluntaria.

Pero si nuestra presencia debe ser sutil, digamos una vez a la semana, mediante un boletín electrónico, o pequeños tip’s.

Autor: mapedrozo

Fuente: Artículo

Para enfrentar la Ansiedad

Algunas veces tenemos ante nosotros algún asunto desagradable que tenemos que enfrentar. Puede ser una discusión, nuestro divorcio, una intervención quirúrgica… en fin. Sabes que tienes que hacerlo pero si tuvieras opciones no vacilarías en tomar por la calle de al lado. No obstante, así es la vida y hay cosas que son ineludibles. Tarde o temprano hay que afrontarlas.

Sin embargo, las estrategias que emplean las personas para manejar estas ansiedades no siempre son correctas. Por eso a continuación relaciono algunos pocos consejos que pudieran ser de utilidad.

  • Haz conciencia de que no hay forma de que no te sientas un poco ansioso o preocupado por el asunto que debes enfrentar. Ten en cuenta que se trata para ti de una cuestión crucial. Y la ansiedad es la manera que tiene tu sistema nervioso de prepararte para el enfrentamiento de grandes situaciones.
  • No magnifiques el asunto. Ya sabemos que es importante y que posiblemente tengas algunas razones para estar preocupado. Pero no olvides que si es como la mayoría de los problemas, casi todos tus temores serán infundados.
  • Basta de darle vueltas a esta cuestión. La mayoría de los rodeos que se dan son inútiles. Son vanos esfuerzos por tratar de encontrar una alternativa que permita evadir el problema. Ahórrate ese tiempo, no trates de escapar. Solo hay una salida y está al otro lado de la situación que te resistes a atravesar.
  • Fíjate que el origen de tu ansiedad no es el asunto mismo. Lo que te pone tenso y te preocupa es que lo tengas todavía pendiente. Así que una forma infalible de acabar con la ansiedad es salir del problema lo antes posible. Déjalo atrás de una vez y por todas. Verás qué alivio sientes poco después de afrontarlo.
  • Bien, ahí tienes ante ti el aro de fuego. Las llamas te infunden un poquito de temor, está bien que así sea. Pero ahora mira más allá del aro. ¿Qué ves? Lo que puedes ver, algo distorsionada por el fuego, es la meta. Concéntrate en ella, en lo que deseas alcanzar. Imagínate con claridad cuánto bienestar vas a sentir cuando hayas atravesado el aro; perfecto. Ahora, toma una actitud de valor, ponte dispuesto a enfrentar lo que sea. Respira profundo y lánzate a conquistar tu objetivo. ¡Bravo!

Ahora ya podrás estar feliz. El secreto está en no desgastarse buscando una escapatoria. Está claro que para vivir hace falta valor. Pero serás recompensado generosamente, no te quepa la menor duda.

Autor: Alejandro Capdevila

Fuente: Artículo

¿Quién más quiere aumentar sus ingresos?

Hoy te presento 5 pasos que si los sigues tal cual los expongo aquí, lograrán un cambio en la cantidad de dinero que actualmente está ingresando a tu vida.

Con frecuencia escucho a las personas decir:

“No puedo tener eso porque no tengo dinero para comprarlo”.

No puedo morderme la lengua e intervengo, les digo: “Espera… reemplaza ese pensamiento por este otro”:

“Quiero … ¿Cómo puedo hacer para conseguirlo?”

Fíjate que el primer pensamiento deja a la persona en una posición de víctima, desprovista de poder. ¿Notas la diferencia con el segundo pensamiento?

Para aumentar tus ingresos, antes tienes que identificar algo muy importante: la experiencia que quieres vivir gracias a ese dinero. Cuando dices “quiero más dinero”, ¿qué estás pensando en realidad? ¿Quieres el dinero o la experiencia que te daría utilizarlo? Por ejemplo, si quieres dinero para comprar un auto, la experiencia que deseas vivir muy probablemente sea viajar y conocer lugares, que te brinde comodidad para llevarte y traerte, etc.

Por eso y antes que nada, piensa y apóyate en la experiencia que quieres vivir. Esa experiencia dará sentido a tus acciones y sobre todo hará que te sientas motivado en el proceso.

A continuación te propongo 5 pasos para que logres un cambio en tu economía comenzando HOY MISMO. Aquí están:

Paso 1) Identifica creencias que traes en tu mente sobre el dinero que te están limitando y ponte a trabajar para “dar vuelta” esos pensamientos.

A la mayoría de las personas les cuesta muchísimo lograr más dinero. Lo que hace esto más difícil son los miedos profundos que tienen acerca de él.

Como paso primordial, debes identificar y superar los miedos e inseguridades que están limitando tu mente, eligiendo nuevas creencias que te empoderen (no me canso de repetirlo: te recomiendo el reporte 4 pasos para superar pensamientos negativos que te impiden avanzar).

Si tú lo decides, tienes todo el poder para ingresar a tu vida el dinero que quieras para disfrutar de esa experiencia que anhelas. Recuerda que siempre existe primero una creación mental.

Paso 2) Decide la cantidad exacta de dinero que quieres.

Si dices “quiero mucho, mucho dinero”, ¿qué ocurre? No estás siendo específico. Es como si dijeras “quiero ser feliz”, eso no es ser específico. ¿Qué te haría feliz? ¿Dónde tendrías que estar para sentirte feliz? ¿Con qué tipo de personas serías feliz? Etc.

¿Cuánto dinero quieres en términos de monto ($)? Debes tener esto bien claro en tu mente. Escríbelo.

Paso 3) Determina qué servicio o trabajo llevarás a cabo a cambio del dinero que quieres.

¿Qué harás específica y concretamente para obtener ese dinero? Piensa en tus capacidades, en aquello que más te gusta hacer.

¿Y si pones en acción tus conocimientos, tu experiencia, ese hobbie que tanto te gusta? Sé creativo, imagina posibilidades, recuerda que todo lo que tu mente pueda concebir, puede lograrse. Inténtalo. Identifica ese trabajo o servicio que harás a cambio de tu dinero.

Paso 4) Elige el plazo de tiempo que te llevará obtenerlo.

Este punto es muy importante. ¿En cuánto tiempo quieres obtener ese dinero? ¿En un mes? ¿Un año? ¿Una semana? ¿Un día?

Mi sugerencia es “divide y vencerás”. Piensa en términos de tiempos cortos. Comienza proponiéndote una meta de 1 semana. Si te cuesta, que sea ¡de 1 día!

Pregúntate, ¿cómo puedo lograr X monto en el término de X brindando X servicio para poder vivir X experiencia?

Paso 5) Desarrolla un plan escrito que te indicará exactamente cómo conseguirás ese dinero.

Si no accionas querido lector, no tendrás resultados. Entonces, escribe paso a paso acciones concretas qué deberás ejecutar que te lleven a tener ese dinero.

A veces escribir acciones puede resultar inespecífico. Siempre que pienses en una acción pregúntate: ¿Qué tendría que estar haciendo para ? Si tienes una nueva respuesta a esta pregunta es porque todavía tienes que redefinirla para que lo único que quede sea ejecutarla.

Por ejemplo, estás pensando una acción que crees que te llevará a ganar dinero, como esta:

“Trabajar en lo que me gusta”.

Pregúntate: “¿Qué tendría que estar haciendo para -trabajar en lo que me gusta-?”.

¿Te das cuenta que la respuesta te lleva a otra acción? Esa última respuesta de acción es la que te llevará a tu objetivo.

El documento de tu plan deberá adjuntar el monto que quieres en números, el tiempo en que lo lograrás más todos los pasos y recursos internos (tus fortalezas, habilidades, etc.) y externos que te ayudarán a lograr tu objetivo.

No te olvides repasar tu plan cada mañana al despertarte y también antes de dormir. Imagina vívidamente cómo ese dinero ingresa a tu vida, visualiza la escena tal y como la quieres vivir. Recrea en tu mente lo que harás con ese dinero y cómo lo disfrutarás.

En el camino de tu plan y mientras te vas acercando a tu objetivo, siente gratitud por todo lo que tienes, tu trabajo actual, tu vida. Vívela con pasión, entusiasmo y amor y prepárate para todo lo nuevo que estás creando.

¡Tú eres el creador! ¿No es maravilloso?

Y para despedirme quiero compartir contigo un extracto de uno de los libros del gran Napoleon Hill:

“Primero viene el pensamiento, luego viene la organización de ese pensamiento en ideas y planes, luego la transformación de esos planes en realidad. El comienzo, tal como puedes ver está en tu imaginación.”

Autor: Ana Cecilia Vera

Fuente: Artículo

¿Mirar siempre el lado positivo?

Este artículo va dedicado a nuestro buen amigo Francisco y para todos aquellos que en algún punto opinen igual que él, que lo disfruten!!

Ver  siempre el lado positivo parece muy sencillo y obvio, ¿no es así? Pero no lo es tanto, en la práctica tendemos a hacer lo contrario.

 P T Barnun, fue un hombre de negocios brillante. Cirquero y publicista innato. Experto en prosperidad. Hay una historia de Barnun que ilustra muy bien lo que quiero transmitir aquí.

 Barnum envió un telegrama al propietario del circo que era su competencia ofreciéndole comprar uno de sus elefantes. Sus rivales usaron el telegrama de Barnun como pieza publicitaria con el mensaje “esto es lo que Barnun piensa de nuestros elefantes”.

 Para cualquier empresario este hecho hubiera sido un desastre y seguramente hubiera encendido con fuerza la rivalidad por aquella empresa. Barnun en cambio vio este golpe bajo como una oportunidad de crecer. Fue así como se dio cita con su competencia en una reunión de negocios y esa charla dio como resultado la compañía Barnum & Bailey Circus. Como si esto fuera poco, ¡noten que Barnun consiguió que su nombre estuviera primero!

 ¿Te das cuenta? Todo lo que nos sucede tiene un lado positivo. Y si no lo tiene, hay una manera de sacarle provecho, tomar ventaja de lo sucedido y darle un giro para que quede a favor de nosotros.

 Las personas que ven lo positivo tienden de manera natural a obtener resultados excepcionales en sus vidas.

 Lo que pasa es que desde pequeños estamos acostumbrados a darle demasiada importancia a las caídas y los inconvenientes y esa mentalidad es la menos propicia para encontrar soluciones y salidas que nos generen una ganancia de algún tipo.

 La angustia y la desesperación te bloquean y no permiten que una posible solución llegue hasta ti, puede estar en tus narices y no la ves porque el sentimiento negativo pone ante ti una espesa bruma.

 Esto vale también para enfrentar de una manera enriquecedora aquellos comportamientos de otras personas que pueden afectarnos. Antes de reaccionar, contestar o replicar date a ti mismo la oportunidad de medir el alcance de tus acciones y tus palabras, de ponerte en lugar de la otra persona, de valorar si vas a recoger algo positivo de la acción que estás a punto de emprender.

 Te aseguro que si te hicieras estas preguntas antes de reaccionar airadamente la mayoría de las veces no “lanzarías ninguna piedra”, porque sabes más allá de toda duda que tú también saldrías perdiendo. El sentimiento de rabia o enojo es una bruma que no te permite ver con claridad.

 Te propongo un ejercicio que pongo en práctica desde que leí la historia de Barnun contada por Joe Vitale.

 Con este ejercicio, esa bruma se desvanecerá y podrás ver con más claridad todas las piezas del rompecabezas.

 Este es el ejercicio:

 Cada vez que te suceda algo malo, negativo, cada vez que tropieces o las cosas no salgan como las esperabas pregúntate -es más eficaz si lo haces en voz alta-:

 ¿Cómo puedo convertir esto en algo positivo?

 O

 ¿Cómo le encuentro el lado positivo a esto?

 Esa simple pregunta te abrirá las puertas para entrar en un estado mental abierto y receptivo.

 Hazte una de estas preguntas desde la convicción de que sí puedes encontrar ese lado positivo.

 Es increíble como una simple pregunta te conecta de manera automática con una fuente universal de sabiduría y respuestas.

 Y ya que toco este tema, ten la convicción de que todo ser humano tiene acceso a esa fuente universal, lo único que debe hacer es invocarla y pedir respuestas.

Autor:  Eliana El

Fuente: Artículo

Leyes de prosperidad – Las 10 reglas de oro para prosperar y tener éxito en sus negocios

Descubra diez reglas básicas que han prevalecido en el tiempo y que siempre llevarán al éxito en cualquier negocio si son aplicadas correctamente. 1.- Gasta menos de lo que ganas: Es un hecho: Independiente de lo que uno gana, los gastos normalmente tienden a exceder lo que ingresa. Es nuestra naturaleza humana que quiere saciar sus diversos apetitos y no sabe distinguir entre lo que es necesario y lo que es un lujo. 2.- Sea fiel a su vocación: Todos tenemos un propósito aquí en la tierra y las habilidades y talentos para llevarlo a cabo. Es difícil que una persona pueda tener éxito si no desarrolla los talentos innatos que tiene. La mayoría de las personas encuentran su vocación tarde o temprano, pero muchos otros terminan dedicándose a un área que no les corresponde. 3.- Ubíquese en el lugar correcto y en el tiempo correcto Haga un estudio de la oferta y la demanda de su servicio o producto. No tiene sentido ofrecer lo mismo que ofrecen miles de otras personas al mismo tiempo y en el mismo lugar. 4.- Evite la deuda como si fuera la plaga. El dinero es como el fuego. Es un buen siervo, pero un terrible amo. Cuando el dinero tiene autoridad sobre su vida en forma de una deuda, lo convierte en un esclavo. Sin embargo, si descubre como hacer que el dinero trabaje por Ud, va a tener un siervo fiel que trabajará por Ud día y noche, sin parar. 5.- Sea perseverante. Muchas personas dejan de luchar en los momentos difíciles y nunca cosechan los frutos de sus esfuerzos por no perseverar. 6.- Cualquier cosa que haga, hágalo con excelencia Una persona sabia dijo una vez: “Las cosa se hacen bien o no se hacen.”La ambición, la energía y la diligencia son requisitos claves para lograr el éxito. 7.- Esté siempre al tanto de lo que pasa en su negocio Los ojos del empleador son más valiosos que una docena de manos de los empleados. Los mejores empleados pueden ignorar puntos importantes que no se le hubiesen escapado al propietario del negocio. 8.- Use las mejores herramientas y cuide a sus empleados 9.- No tenga miedo de empezar de abajo. Muchas personas de éxito le van a decir que los primeros 1000 dólares que ganaron fueron mucho más difíciles que el resto de toda su fortuna. Es porque se adquiere mucha experiencia al aprender como generar el dinero. En cambio, una persona que hereda el dinero o se endeuda, se salta esta etapa importante y fracasa en sus negocios. No desprecie los pequeños comienzos. 10.- Sea un estudiante independiente de por vida Todas las personas de éxito tienen una cosa en común: Se educan constantemente. Es un hábito de vida y una pasión que los ilumina con nuevas ideas y les ayuda a seguir incrementando lo que tienen.
Autor: Bettina Langerfeldt
Fuente:
Artículo

Porqué somos felices

El título de este artículo también podría haber sido “¿Por qué no somos felices?” sin alterar lo más mínimo su intencionalidad. ¿Existe una clave que marca la diferencia entre ser o no ser feliz? La búsqueda de la felicidad es una necesidad innata del ser humano, aunque no todos estamos dotados con las mismas capacidades ni condiciones para lograr alcanzarla ni menos aún mantenerla. Tampoco nuestras circunstancias individuales y sociales nos sitúan a todos en un mismo punto de partida, y a ello habrá que sumarle los obstáculos que encontraremos en el camino; obstáculos que no siempre sabemos sortear.

Esa búsqueda de la felicidad se ha constituido como la verdadera piedra filosofal de nuestra existencia. Hagamos lo que hagamos siempre subyace el deseo de ser feliz. Bien es cierto que si tenemos en cuenta algunos comportamientos humanos, parecería que esta afirmación en muchos casos está fuera de lugar. Hay que tener en cuenta que los obstáculos de los que hablaba no siempre nos los encontramos; en muchas ocasiones somos nosotros mismos quienes los ponemos. La tendencia a boicotearnos, por extraña que a le parezca a más de uno, es una realidad relativamente frecuente. Sobre todo, lo es en el campo en el que me he movido estos últimos años y que suelo utilizar siempre como ejemplo ilustrativo: los abusos sexuales a menores. Entre quienes fuimos víctimas de esa lacra, y ahora sobrevivientes, el boicot es casi una constante contra la que debemos luchar con denuedo.

En más de una ocasión, moviéndonos en el terreno de las hipótesis, me han preguntado sobre lo que hubiera ocurrido en el caso de no haber padecido los abusos sexuales de los que fui objeto en mi infancia. Al principio no tenía demasiado claro qué responder. Uno tiende a imaginarse que nos jodieron bien y que la vida hubiera sido muy distinta de no haber sido abusados, y sin duda para mejor. Hoy en día no tengo nada claro que esto sea así. En lo que hoy creo es que ahora soy es el resultado del conjunto de todas mis experiencias vividas, tanto las buenas como las malas, y no siento la necesidad de modificar nada, algo que por otra parte es imposible. Tampoco quisiera ser malinterpretado; no pretendo insinuar ni por asomo que cuantas más desgracias nos aflijan mejor será para nuestro futuro carácter. En absoluto. Baste decir que hace ya algún tiempo les propuse a las personas que conozco a través de mi web, y que participan en un foro especializado en abusos sexuales, que participaran en una serie de encuestas que abrí para tener una conciencia más exacta de las distintas afectaciones de los abusos en la vida adulta de las personas. En el ejemplo que quiero exponer se preguntó sobre la incidencia del suicidio, y los resultados obtenidos reflejaron que cerca de un 60% de personas lo intentaron una o varias veces, tanto en la infancia como en la edad adulta, por lo tanto creo que es evidente que ninguna teoría que magnifique el sufrimiento merece la menor consideración por mi parte. Pero eso no quita que el mundo en que vivimos sea como es, con todo lo bueno y con todo lo malo, y es a partir de ahí que se va forjando el individuo que somos y desde donde vamos construyendo el futuro.

A día de hoy, tras un largo y tortuoso camino, podría decir que me considero feliz. ¿Qué hay en mi vida de nuevo que me lleve a hacer semejante aseveración? Tal vez sea algo complejo hacer una descripción precisa, pero lo que sí sé es lo que había antes: toda una serie de secuelas que arrastraba desde mi infancia, donde la educación recibida tenía sus carencias y sobre todo, como es obvio, donde existieron los abusos antes mencionados. Sin enfrentar ese nudo gordiano de mi existencia la felicidad estaba fuera de mi alcance; sólo podía aspirar a sobrevivir entre las fluctuaciones de una triste mediocridad y esperar que las cosas no fueran peor de lo que ya eran. Sin embargo el destino es el que es y mi vida, cuando ya no esperaba nada por ella, dio un giro de 180 grados. Observándolo retrospectivamente ahora veo con una claridad absoluta que no tenía posibilidad alguna. Era necesario que se produjera una hecatombe que promoviera algún cambio interior, y también era imprescindible que hubiera alguien a mi lado. Tuve la suerte que ambas cosas coincidiera.

Si la felicidad es algo, tiene que ser la consciencia de uno mismo, la coherencia entre pensamientos y acciones, la valentía por defender aquellas cosas, pequeñas y grandes, en las que uno cree, la ayuda desinteresada, el entusiasmo, la fe en uno mismo, el valor que nos otorgamos y que nos permiten vencer obstáculos antaño imposibles. La felicidad está dentro; no fuera. Cada vez me parece más evidente que la felicidad tiene muy poco que ver con las cosas materiales con que la asociamos tan a menudo, en buena parte inducidos por la sociedad en la que vivimos; una sociedad obsesionada por inculcarnos estos principios tan vacíos, erróneos y absurdos que no hacen sino que alejarnos cada vez más de nuestra esencia. Por fortuna los sentimientos y las sensaciones no tienen precio y nunca debemos permitir que nadie mercadee con ellos.

Autor: Yohannan

Fuente: Artículo