Posts Tagged 'autoestima'

Como Lidiar Con La Ansiedad

Lidiar con la ansiedad al aproximarse a una mujer… La ansiedad es un mecanismo de defensa. Existe para protegerte de un comportamiento anormal. Imagina a un trabajador de la construcción, de esos que construyen las estructuras de los edificios. Estos chicos caminan sobre vigas de dos pies de ancho a grandes alturas.

Hace poco estuve con un amigo el cual sufre de una gran ansiedad cuando de acercarse a una mujer se trata. Supongo que el resto ya lo has oído, y para que conste, a todos nos da ansiedad el acercamiento, hasta los mas experimentados. No hay ninguna técnica que elimine esto. Pero cuanto más aprendes sobre la ansiedad, más fácil será. Pero todavía está allí.

He aquí algunas definiciones y situaciones que tratan la Ansiedad que nos produce acercarnos a una mujer.

Ansiedad

La ansiedad es un mecanismo de defensa. Existe para protegerte de un comportamiento anormal. Imagínate a un trabajador de la construcción, aquellos que construyen las estructuras de los edificios. Estos chicos están sobre vigas de acero de dos pies de ancho a cientos de metros del suelo. Aunque están asegurados con arneses, su cuerpo no entiende eso. Las primeras semanas son un infierno.

Después de esas semanas, ya no es gran cosa. Las alturas no les molestan. Su cuerpo ha aceptado la altura como una característica del medio ambiente. Es normal para esa persona. Yo tengo un amigo que trabajo en la construcción, y trabajaba en las estructuras de estos edificios a grandes alturas, para el no era un problema trabajar a estas alturas.

Pero ahora las alturas para el son un gran problema y siente mucha ansiedad sobre este tema. Porque su entorno ha cambiado. El ya no trabaja en construcción. Para el las alturas ahora no son su ambiente. Para él, las alturas son anormales ahora, cuando eran normales hace una década.

La ansiedad al acercamiento es una colección de ansiedades. El temor de hablar con extraños. El temor a interrumpir a la gente. El temor de quedarse sin cosas que decir. El miedo a parecer tonto (presión social). Y el miedo al éxito (uno de mis favoritos).

Hablar con extraños

Hablar con extraños es la más común. En nuestros días de caza y recolecta este tipo de comportamiento podían hacer que te mataran. Pero ya no vivimos en una sociedad tribal, pero nuestros cuerpos no entienden eso. Nuestra programación biológica sigue siendo la de viejas épocas.

Si no hablas con gente todos los días, ¿cómo espera ir y sargear en un bar? Tu cuerpo va a pelear contra ti. Se protegerá a si mismo. A menos que lo aprendas a aclimatar.

Para romper hábitos se necesitan como mínimo 21 días para modificar o romper un hábito. esto es cierto, se necesitan tres semanas para superar la ansiedad a la aproximación. Al hablar con extraños EN TODAS PARTES.

Eso significa en el autobús, en la estación de gas, en la fila del supermercado, en los aviones, en el trabajo, en restaurantes, etc habla con una nueva persona cada día. Para este tipo de situaciones intenta utilizar la Técnica sobre Aperturas.

Entiende que si dejas de ser un ser social por un largo periodo de tiempo, la Ansiedad a la aproximación volverá.

Si las aproximaciones a la hora del almuerzo en la calle son una opción, da un paseo en tu hora de almuerzo. Esto hará que los sargeos en el bar sean más fáciles. Poco a poco se va a eliminar la ansiedad de hablar con extraños.

El temor a interrumpir a la gente

Esto es una característica de las personas, estamos criados desde el nacimiento para ser corteses. Para ser considerados con los sentimientos del otro. Somos una sociedad sensible. También somos una sociedad débil. El hombre alfa tiende a tomar en consideración a los demás. Pero él no duda en dar a la gente el don de su realidad.

¿Por qué te preocupas por interrumpir a la gente? Cambie de sitio con tu objetivo. Si estuvieras hablando con amigos y llegara una supermodelo en ligueros y ropa interior interrumpido, ¿te enfadarías? Joder, no. No me importaría así estuviera a punto de resolver los problemas del mundo.

Las mujeres son siempre receptivas a su príncipe azul. Acércate, actúa relajado, y no te preocupes por la conversación, bromea con ellas. Después de llegar a donde querías pide disculpas por interrumpir y  aléjate. Ellas te arrastran de nuevo hacia ellas.

Esas personas llevan una vida aburrida. Se despiertan en su cama aburrida, conducen un aburrido coche a su aburrido trabajo, se encuentran con sus aburridos amigos y hablan de cómo se aburren.

No estás interrumpiendo algo importante. No en un bar, no en un autobús y no en un casino. Es tu realidad. Los demás andan solos en la vida, no tu.

Autor: Camilo Rodriguez

Fuente: Artículoz

Anuncios

La Autoestima no se determina por el Éxito

La necesidad de sentirse estimado es común de muchas personas. Pero más importante todavía es el deseo de apreciarse a sí mismo. Y eso muchos lo ven asociado al concepto que se tiene de la propia persona. El cual tiene mucho que ver con la autoestima. Al menos así lo creen algunos.

Una buena parte de las luchas humanas ha sido y es para mejorar la autoestima. No pocos persiguen determinadas metas para sentirse más cómodos consigo mismos. Desean sentirse más confiados. E igualmente tienen grandes deseos de éxitos en las cosas que se plantean.

Pero esos éxitos no son buscados solo como satisfacción final de un plan. No son simplemente el final feliz de algún propósito planteado. También son esfuerzos por reconstruir autoestimas dañadas.

Porque existe la creencia de que alcanzar éxitos aumenta la autoestima. Y puede ser que eventualmente ocurra. Pero no es lo que se ve cotidianamente. Alcanzar resultados alentadores en los proyectos personales no es una condición directamente relacionada con la autoestima.

Pueden verse infinidad de personas con grandes logros. Y a la vez éstas pueden ser muy inseguras de sí mismas, incluso tímidas. Porque más que con los éxitos, la autoestima tiene que ver más con la conquista de valores.

Cuando alguien tiene las cosas que verdaderamente considera valiosas pues se vuelve alguien muy confiado. No importa mucho qué cosa sea pero no necesariamente son éxitos.

Por ejemplo, supongamos que una persona le da mucho valor a cosas banales, digamos a las modas. Y otra que aprecia mucho la estatura física. No importa qué creamos de eso pero si ellos no alcanzan tales valores no llegarán a valorarse a sí mismos.

En cambio, si el que tiene en muy alto valor el ser alto lo es, entonces probablemente tendrá buena autoestima. Y no importará para nada si se pasa la vida de fracaso en fracaso. Es así como funciona.

Pero la autoestima también tiene que ver con el estado de ánimo. Cuando una persona está alegre siempre se valora más a sí misma, se siente más confiada. Al contrario cuando está triste, se vuelve más bien tímida.

Lucha por tus éxitos. Pero no te olvides de mantenerte optimista y de buen ánimo. Y sobre todo, de garantizar tener aquellas cosas en las que crees. Por tener las cosas espirituales a las que les das más alto valor. Esa es la única manera de mejorar tu autoestima.

Autor: Alejandro Capdevila
Fuente: Artículo